Fråga Google

You searched for: luna (Spanska - Quechua)

Mänskliga bidrag

Från professionella översättare, företag, webbsidor och fritt tillgängliga översättningsdatabaser.

Lägg till en översättning

Spanska

Quechua

Info

Spanska

luna

Quechua

Killa

Senast uppdaterad: 2014-09-16
Användningsfrekvens: 3
Kvalitet:

Referens: Wikipedia

Spanska

Luna

Quechua

Killa

Senast uppdaterad: 2015-06-04
Användningsfrekvens: 17
Kvalitet:

Referens: Wikipedia

Spanska

mama luna.

Quechua

Mama quilla: mama luna.

Senast uppdaterad: 2017-11-23
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Luna hermosa

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-10-01
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Luna llena

Quechua

Killapura

Senast uppdaterad: 2014-07-17
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Wikipedia

Spanska

Luna nueva

Quechua

Killa wañuy

Senast uppdaterad: 2014-02-02
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Wikipedia

Spanska

Luna menguante

Quechua

Killa mit'a

Senast uppdaterad: 2013-08-11
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Wikipedia

Spanska

flor de luna

Quechua

killasisa

Senast uppdaterad: 2018-03-11
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

amante de la luna

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-06-04
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

sol y luna fuente de vida

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-07-22
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Muchas gracias luna llena

Quechua

Yupaichani killapura

Senast uppdaterad: 2017-02-01
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Muchas gracias luna llena

Quechua

Ancha pachis killapura

Senast uppdaterad: 2017-02-01
Användningsfrekvens: 2
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

El viajero lampeño. Había una vez un abuelo llamado. Vicente Cari, que vivió en la comunidad ceja Miraflores, perteneciente a nuestra provincia de Lampa, en aquellos tiempos no existía medios de transporte, por lo que las persona se trasladaban largas distancia como a otros departamentos, que para llegar a su destino demoraban semanas y meses , por lo que viajaban solo a pie con sus llamas llevando cargas de productos tales como el charqui,el chuño, la quinua, la cañihua y entre otros, para su intercambio de otros productos, como el maíz y las frutas, , a lo que ellos llamaban (el trueque). Don Vicente en ese entonces tenía la necesidad de hacer un largo viaje por lo que busco viajeros a ls ciudad del Cusco, en que a algunos pobladores de la comunidad y del pueblo de Lampa les preguntaba, que si alguien viajaría hacia cusco, para poder acompañar, para su suerte no había nadie quien viajara a dicho lugar en ese entonces, y al pasar las horas no puedo encontrar a nadie. Por lo que don Vicente Cari, se dijo así mismo ¡iré con mi hija menor Jesusa! Para que me haga compañía en todo el trayecto y de paso me ayudara a arrear las llamas, para entonces la hija menor solo tenía tan solamente 7 añitos, fue a su casa y le dijo a su esposa sobre su plan del viaje y compañía, su esposa le contesto con cierta tristeza que tuviera mucho cuidado en el trayecto del viaje. Don Vicente, lo tuvo en cuenta y se alisto, y su esposa le preparó su fiambre “cañihuaco” cigarro, coca, alcohol y su látigo, así mismo peino y espejo porque se decía que en esos tiempos siempre los viajeros encontraban con sorpresas nada deseables, sin más escuchar otras cosas a su esposa se marcharon camino al Cusco con su hija menor Jesusa, llevando consigo varias llamas cada uno de estos animales llevaban en su lomo carga de productos para su intercambio. En el trayecto de lampa a Cusco caminaban tranquilos y a medio camino se encontraban con personas, y se hacían compañía hacia Cusco,. Al llegar a los pies del cerro Ausangate, don Vicente no se preocupó porque estaba con otro viajero más, ya que este cerro tiene cierta fama de que existe los llamados “condenados” personas que se condenaron después de muertos, y que viven en este cerro estaos condenados, don Vicente saco su cigarro y fumo, tomo su alcohol y siguió su ruta, por lo que sus acompañantes también hicieron lo mismo. Muchas veces su hija menor de don Vicente se quedaba dormida en el trayecto, cargándola en su atado en el hombro don Vicente, ya que el viaje era días y noches don Vicente y los demás viajeros se quedaban a dormir todos juntos con sus animales pasando las noches sin novedad. Don Vicente era una persona muy bueno y amable, por lo que llegaron tranquilos a la Ciudad del Cusco siempre con su hija menor Jesusa. La niña por naturaleza inquieta por ver otras personas de otros lugares y las casas aun un rústicos en su construcción, Jesusa le parecía sorprenderse de la ciudad del Cusco. Y así se separaron de los demás acompañantes, cada uno por su lado. Don Vicente y su hijita empezaron a amarrar a las llamas en una esquina de la plaza del Cusco, para que no se pierdan, descargando los productos que habían traído desde lampa, para intercambiar con otros productos Don Vicente y su hija menor Jesusa contentos empezaron a hacer el “Trueque” el charqui por el maíz, el chuño por las frutas y entre otros. Don Vicente y su hija empezaron a empacaron y alistar la sus llamas cada uno con sus respectivas cargar para el retorno de viaje, esta vez de Cusco a Lampa respectivamente a su comunidad. En el trayecto de retorno se juntaron con otros viajeros y viajeras , se mostró con cierta tranquilidad hasta, que llegaron a la Ciudad Urcos, acompañado con otras personas desde ese punto cada uno se retiró pon su ruta, mientras, mientras don Vicente y su hija Jesusa, regresaban solos arreando sus llamas ya que el viaje era largo de días y noches fue así que la noche se les venía, Jesusa su hija menor se quejaba diciendo que ya no tenía fuerzas para seguir y que quería dormir. Don Vicente observo una choza a lo largo del camino y llegando allí, era una choza sin importar su apariencia empezó a descargar de las llamas los costales de productos y luego los amarro a las llamas junto a la choza, después don Vicente empezó a cocinar en aquella Choza. Don Vicente de repente tuvo un mal presentimiento, porque la Choza se encontraba en un lugar donde no existía ninguna casa ni choza y estaba abandonada, después encontró paja y se dio cuenta como si alguien se había revolcado, la noche se fuel tornando mas oscuro, le dio de cenar su hija Jesusa, y con la paja le creo una camita para que pudiera descansar y menciono que él se dormiría mas rato. Salió de choza don Vicente y se miró a fuera por todas partes y sorpresivamente vio un venado a cierta distancia que saltaba de un lado a otro lado no solo eso que aparecía de repente en minutos en las rocas hacia movimientos extraños que se podía ver por la iluminación de la luna que era muy tenue. Don Vicente sorprendido del venado, pensó que era mejor amarrar a la llamas junto a la choza y a la llama mas grande amarrar junto a la puerta de la choza ya que era una de las llamas que era guía para los demás camélidos, don Vicente entro a la choza ya que la choza no tenia puerta, se dispuso a tapar con una lliclla la puerta de la choza, cojio un poco de paja para hacer una cruz de dicha paja, así mismo saco su peine , el espejo y el látigo darse una pestañeada junto a su hija menor Jesusa ya que ellas estaba durmiendo. Repentinamente y escucho una voz estremecedor que decía que decía, ¡quien está en mi casa! Se olía un olor a azufre, y arreaba a las llamas, pero los animales hacían unos gemidos muy extraños que jamar había escuchado en su vida, y seguía repitiendo una voz con cierto grito espantoso,. Don Vicente su cuerpo de repente empezó a temblar de repente, y pensó que era el condenado, que los viajeros siempre hablaban que en ciertas hora aparecían, y su sospecha era cierto de que se trataba del condenado.por que se notaba por la rendija de la puerta que se acercaba mas, se le notaba que de la cabeza sobre salía unos cuernos, y con el reflejo de la luna se podía divisar su rostro era horrible espantoso. Don Vicente empezó a rezar mientras rezaba, picchaba su coca, fumaba y tomaba su alcohol sin hacer ruido. De repente las llamas empezaron a pararse y se acercaron a la puerta de la choza, la llama mas grande se posesiono en la misma puerta se sentó poniendo su trasero en toda la puerta prácticamente tapando toda la puerta, como si este animal protegiera a su dueño, lanzado escopetazos lo mismo hicieron las de mas llamas, no le dejaban pasar la puerta al condenado estas llamas. El condenado insistía con entrar a la choza. Don Vicente rezaba y pedían que no despertara su hija menor. Pero la niña estaba en un sueño muy profundo sin imaginar lo que estaba pasando su papá, don Vicente siempre llebava consiguo una biblia agarro esa biblia empezó a rezar y rezar. Al no dejarle entrar a la choza las llams el condenado empezó a gritar, era un grito de ultratumba. Al condenado no le quedo otra idea que subir al techo, y nuevamente hablo fuera de mi casa, don Vicente asustado decía se va entrar por el techo ya que el condenado rasgaba las pajas del techo para poder entrar por allí, paraban las horas de la noche, sin imaginarlo se escuchó a lo lejos el canto de un gallo, y el condenado lanzo un grito estremecedor diciendo ¡quien se quedó en mi casa!, nuevamente se escucho el canto de un gallo, y otro tres veces el canto del gallo, su hija jesusa para su suerte de don Vicente no escucho nada de los ruidos ni lo que pasaba su papaá, de repente se convirtió en silencio, la llama se levantó de la puerta. Don Vicente al ver que no había nada de ruido, aun tenia su puerto tembloroso de tanto susto de aquel condenado, entre susto salió a mirar con su vela y no vio nada, sin pensarlo dos veces empezó a cargar a sus llamas los productos ya que empezaba a amanecer. Sin dormir aquella noche. Con los ojos rojizos y a un asustado empezó a ser despertar a su hija de su sueño profundo, la niña entre sueños empezó a despertar, preguntándole a su papá, pero papá es muy madrugada. Don Vicente le contesto que era muy mucho mejor viajar de madrugada de retorno a casa, así partieron ya amanecía mas y encontró una carretera en medio de un barranco y se escuchó el sonido de una campanilla, paso el camino y apareció un perro, que se acercaba a la niña, pero. Don Vicente siempre botaba al animal, pero este perro no tenia cara de perro, después de un rato subió a un cerro, miro don Vicente y vaya sorpresa que lo venia siguiendo. Don Vicente agarro su látigo y lo empezó a chicotear la perro, diciéndole que por que le seguía, que sete se había convertido en un condenado, le grito don Vicente diciendo fuera fuera yo no soy igual que tú condenado yó no camino tu destino yo soy un cristiano y no soy un condenado entre látigos y látigos . este perro desapareció, su hija empezó a llorar diciendo papá quiero llegar a casa de mi mamá , don Vicente le abrazo muy fuerte a su hija y prosiguieron con su viaje , llegando a su destino a Lampa naturalmente a su comunidad de Ceja Miraflores. Y desde ese día don Vicente jamás viajo solo. Siempre con compañía de otras personas.

Quechua

El viajero lampeño. Había una vez un abuelo llamado. Vicente Cari, que vivió en la comunidad ceja Miraflores, perteneciente a nuestra provincia de Lampa, en aquellos tiempos no existía medios de transporte, por lo que las persona se trasladaban largas distancia como a otros departamentos, que para llegar a su destino demoraban semanas y meses , por lo que viajaban solo a pie con sus llamas llevando cargas de productos tales como el charqui,el chuño, la quinua, la cañihua y entre otros, para su intercambio de otros productos, como el maíz y las frutas, , a lo que ellos llamaban (el trueque). Don Vicente en ese entonces tenía la necesidad de hacer un largo viaje por lo que busco viajeros a ls ciudad del Cusco, en que a algunos pobladores de la comunidad y del pueblo de Lampa les preguntaba, que si alguien viajaría hacia cusco, para poder acompañar, para su suerte no había nadie quien viajara a dicho lugar en ese entonces, y al pasar las horas no puedo encontrar a nadie. Por lo que don Vicente Cari, se dijo así mismo ¡iré con mi hija menor Jesusa! Para que me haga compañía en todo el trayecto y de paso me ayudara a arrear las llamas, para entonces la hija menor solo tenía tan solamente 7 añitos, fue a su casa y le dijo a su esposa sobre su plan del viaje y compañía, su esposa le contesto con cierta tristeza que tuviera mucho cuidado en el trayecto del viaje. Don Vicente, lo tuvo en cuenta y se alisto, y su esposa le preparó su fiambre “cañihuaco” cigarro, coca, alcohol y su látigo, así mismo peino y espejo porque se decía que en esos tiempos siempre los viajeros encontraban con sorpresas nada deseables, sin más escuchar otras cosas a su esposa se marcharon camino al Cusco con su hija menor Jesusa, llevando consigo varias llamas cada uno de estos animales llevaban en su lomo carga de productos para su intercambio. En el trayecto de lampa a Cusco caminaban tranquilos y a medio camino se encontraban con personas, y se hacían compañía hacia Cusco,. Al llegar a los pies del cerro Ausangate, don Vicente no se preocupó porque estaba con otro viajero más, ya que este cerro tiene cierta fama de que existe los llamados “condenados” personas que se condenaron después de muertos, y que viven en este cerro estaos condenados, don Vicente saco su cigarro y fumo, tomo su alcohol y siguió su ruta, por lo que sus acompañantes también hicieron lo mismo. Muchas veces su hija menor de don Vicente se quedaba dormida en el trayecto, cargándola en su atado en el hombro don Vicente, ya que el viaje era días y noches don Vicente y los demás viajeros se quedaban a dormir todos juntos con sus animales pasando las noches sin novedad. Don Vicente era una persona muy bueno y amable, por lo que llegaron tranquilos a la Ciudad del Cusco siempre con su hija menor Jesusa. La niña por naturaleza inquieta por ver otras personas de otros lugares y las casas aun un rústicos en su construcción, Jesusa le parecía sorprenderse de la ciudad del Cusco. Y así se separaron de los demás acompañantes, cada uno por su lado. Don Vicente y su hijita empezaron a amarrar a las llamas en una esquina de la plaza del Cusco, para que no se pierdan, descargando los productos que habían traído desde lampa, para intercambiar con otros productos Don Vicente y su hija menor Jesusa contentos empezaron a hacer el “Trueque” el charqui por el maíz, el chuño por las frutas y entre otros. Don Vicente y su hija empezaron a empacaron y alistar la sus llamas cada uno con sus respectivas cargar para el retorno de viaje, esta vez de Cusco a Lampa respectivamente a su comunidad. En el trayecto de retorno se juntaron con otros viajeros y viajeras , se mostró con cierta tranquilidad hasta, que llegaron a la Ciudad Urcos, acompañado con otras personas desde ese punto cada uno se retiró pon su ruta, mientras, mientras don Vicente y su hija Jesusa, regresaban solos arreando sus llamas ya que el viaje era largo de días y noches fue así que la noche se les venía, Jesusa su hija menor se quejaba diciendo que ya no tenía fuerzas para seguir y que quería dormir. Don Vicente observo una choza a lo largo del camino y llegando allí, era una choza sin importar su apariencia empezó a descargar de las llamas los costales de productos y luego los amarro a las llamas junto a la choza, después don Vicente empezó a cocinar en aquella Choza. Don Vicente de repente tuvo un mal presentimiento, porque la Choza se encontraba en un lugar donde no existía ninguna casa ni choza y estaba abandonada, después encontró paja y se dio cuenta como si alguien se había revolcado, la noche se fuel tornando mas oscuro, le dio de cenar su hija Jesusa, y con la paja le creo una camita para que pudiera descansar y menciono que él se dormiría mas rato. Salió de choza don Vicente y se miró a fuera por todas partes y sorpresivamente vio un venado a cierta distancia que saltaba de un lado a otro lado no solo eso que aparecía de repente en minutos en las rocas hacia movimientos extraños que se podía ver por la iluminación de la luna que era muy tenue. Don Vicente sorprendido del venado, pensó que era mejor amarrar a la llamas junto a la choza y a la llama mas grande amarrar junto a la puerta de la choza ya que era una de las llamas que era guía para los demás camélidos, don Vicente entro a la choza ya que la choza no tenia puerta, se dispuso a tapar con una lliclla la puerta de la choza, cojio un poco de paja para hacer una cruz de dicha paja, así mismo saco su peine , el espejo y el látigo darse una pestañeada junto a su hija menor Jesusa ya que ellas estaba durmiendo. Repentinamente y escucho una voz estremecedor que decía que decía, ¡quien está en mi casa! Se olía un olor a azufre, y arreaba a las llamas, pero los animales hacían unos gemidos muy extraños que jamar había escuchado en su vida, y seguía repitiendo una voz con cierto grito espantoso,. Don Vicente su cuerpo de repente empezó a temblar de repente, y pensó que era el condenado, que los viajeros siempre hablaban que en ciertas hora aparecían, y su sospecha era cierto de que se trataba del condenado.por que se notaba por la rendija de la puerta que se acercaba mas, se le notaba que de la cabeza sobre salía unos cuernos, y con el reflejo de la luna se podía divisar su rostro era horrible espantoso. Don Vicente empezó a rezar mientras rezaba, picchaba su coca, fumaba y tomaba su alcohol sin hacer ruido. De repente las llamas empezaron a pararse y se acercaron a la puerta de la choza, la llama mas grande se posesiono en la misma puerta se sentó poniendo su trasero en toda la puerta prácticamente tapando toda la puerta, como si este animal protegiera a su dueño, lanzado escopetazos lo mismo hicieron las de mas llamas, no le dejaban pasar la puerta al condenado estas llamas. El condenado insistía con entrar a la choza. Don Vicente rezaba y pedían que no despertara su hija menor. Pero la niña estaba en un sueño muy profundo sin imaginar lo que estaba pasando su papá, don Vicente siempre llebava consiguo una biblia agarro esa biblia empezó a rezar y rezar. Al no dejarle entrar a la choza las llams el condenado empezó a gritar, era un grito de ultratumba. Al condenado no le quedo otra idea que subir al techo, y nuevamente hablo fuera de mi casa, don Vicente asustado decía se va entrar por el techo ya que el condenado rasgaba las pajas del techo para poder entrar por allí, paraban las horas de la noche, sin imaginarlo se escuchó a lo lejos el canto de un gallo, y el condenado lanzo un grito estremecedor diciendo ¡quien se quedó en mi casa!, nuevamente se escucho el canto de un gallo, y otro tres veces el canto del gallo, su hija jesusa para su suerte de don Vicente no escucho nada de los ruidos ni lo que pasaba su papaá, de repente se convirtió en silencio, la llama se levantó de la puerta. Don Vicente al ver que no había nada de ruido, aun tenia su puerto tembloroso de tanto susto de aquel condenado, entre susto salió a mirar con su vela y no vio nada, sin pensarlo dos veces empezó a cargar a sus llamas los productos ya que empezaba a amanecer. Sin dormir aquella noche. Con los ojos rojizos y a un asustado empezó a ser despertar a su hija de su sueño profundo, la niña entre sueños empezó a despertar, preguntándole a su papá, pero papá es muy madrugada. Don Vicente le contesto que era muy mucho mejor viajar de madrugada de retorno a casa, así partieron ya amanecía mas y encontró una carretera en medio de un barranco y se escuchó el sonido de una campanilla, paso el camino y apareció un perro, que se acercaba a la niña, pero. Don Vicente siempre botaba al animal, pero este perro no tenia cara de perro, después de un rato subió a un cerro, miro don Vicente y vaya sorpresa que lo venia siguiendo. Don Vicente agarro su látigo y lo empezó a chicotear la perro, diciéndole que por que le seguía, que sete se había convertido en un condenado, le grito don Vicente diciendo fuera fuera yo no soy igual que tú condenado yó no camino tu destino yo soy un cristiano y no soy un condenado entre látigos y látigos . este perro desapareció, su hija empezó a llorar diciendo papá quiero llegar a casa de mi mamá , don Vicente le abrazo muy fuerte a su hija y prosiguieron con su viaje , llegando a su destino a Lampa naturalmente a su comunidad de Ceja Miraflores. Y desde ese día don Vicente jamás viajo solo. Siempre con compañía de otras personas.

Senast uppdaterad: 2020-10-20
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

El viajero lampeño. Había una vez un abuelo llamado. Vicente Cari, que vivió en la comunidad ceja Miraflores, perteneciente a nuestra provincia de Lampa, en aquellos tiempos no existía medios de transporte, por lo que las persona se trasladaban largas distancia como a otros departamentos, que para llegar a su destino demoraban semanas y meses , por lo que viajaban solo a pie con sus llamas llevando cargas de productos tales como el charqui,el chuño, la quinua, la cañihua y entre otros, para su intercambio de otros productos, como el maíz y las frutas, , a lo que ellos llamaban (el trueque). Don Vicente en ese entonces tenía la necesidad de hacer un largo viaje por lo que busco viajeros a ls ciudad del Cusco, en que a algunos pobladores de la comunidad y del pueblo de Lampa les preguntaba, que si alguien viajaría hacia cusco, para poder acompañar, para su suerte no había nadie quien viajara a dicho lugar en ese entonces, y al pasar las horas no puedo encontrar a nadie. Por lo que don Vicente Cari, se dijo así mismo ¡iré con mi hija menor Jesusa! Para que me haga compañía en todo el trayecto y de paso me ayudara a arrear las llamas, para entonces la hija menor solo tenía tan solamente 7 añitos, fue a su casa y le dijo a su esposa sobre su plan del viaje y compañía, su esposa le contesto con cierta tristeza que tuviera mucho cuidado en el trayecto del viaje. Don Vicente, lo tuvo en cuenta y se alisto, y su esposa le preparó su fiambre “cañihuaco” cigarro, coca, alcohol y su látigo, así mismo peino y espejo porque se decía que en esos tiempos siempre los viajeros encontraban con sorpresas nada deseables, sin más escuchar otras cosas a su esposa se marcharon camino al Cusco con su hija menor Jesusa, llevando consigo varias llamas cada uno de estos animales llevaban en su lomo carga de productos para su intercambio. En el trayecto de lampa a Cusco caminaban tranquilos y a medio camino se encontraban con personas, y se hacían compañía hacia Cusco,. Al llegar a los pies del cerro Ausangate, don Vicente no se preocupó porque estaba con otro viajero más, ya que este cerro tiene cierta fama de que existe los llamados “condenados” personas que se condenaron después de muertos, y que viven en este cerro estaos condenados, don Vicente saco su cigarro y fumo, tomo su alcohol y siguió su ruta, por lo que sus acompañantes también hicieron lo mismo. Muchas veces su hija menor de don Vicente se quedaba dormida en el trayecto, cargándola en su atado en el hombro don Vicente, ya que el viaje era días y noches don Vicente y los demás viajeros se quedaban a dormir todos juntos con sus animales pasando las noches sin novedad. Don Vicente era una persona muy bueno y amable, por lo que llegaron tranquilos a la Ciudad del Cusco siempre con su hija menor Jesusa. La niña por naturaleza inquieta por ver otras personas de otros lugares y las casas aun un rústicos en su construcción, Jesusa le parecía sorprenderse de la ciudad del Cusco. Y así se separaron de los demás acompañantes, cada uno por su lado. Don Vicente y su hijita empezaron a amarrar a las llamas en una esquina de la plaza del Cusco, para que no se pierdan, descargando los productos que habían traído desde lampa, para intercambiar con otros productos Don Vicente y su hija menor Jesusa contentos empezaron a hacer el “Trueque” el charqui por el maíz, el chuño por las frutas y entre otros. Don Vicente y su hija empezaron a empacaron y alistar la sus llamas cada uno con sus respectivas cargar para el retorno de viaje, esta vez de Cusco a Lampa respectivamente a su comunidad. En el trayecto de retorno se juntaron con otros viajeros y viajeras , se mostró con cierta tranquilidad hasta, que llegaron a la Ciudad Urcos, acompañado con otras personas desde ese punto cada uno se retiró pon su ruta, mientras, mientras don Vicente y su hija Jesusa, regresaban solos arreando sus llamas ya que el viaje era largo de días y noches fue así que la noche se les venía, Jesusa su hija menor se quejaba diciendo que ya no tenía fuerzas para seguir y que quería dormir. Don Vicente observo una choza a lo largo del camino y llegando allí, era una choza sin importar su apariencia empezó a descargar de las llamas los costales de productos y luego los amarro a las llamas junto a la choza, después don Vicente empezó a cocinar en aquella Choza. Don Vicente de repente tuvo un mal presentimiento, porque la Choza se encontraba en un lugar donde no existía ninguna casa ni choza y estaba abandonada, después encontró paja y se dio cuenta como si alguien se había revolcado, la noche se fuel tornando mas oscuro, le dio de cenar su hija Jesusa, y con la paja le creo una camita para que pudiera descansar y menciono que él se dormiría mas rato. Salió de choza don Vicente y se miró a fuera por todas partes y sorpresivamente vio un venado a cierta distancia que saltaba de un lado a otro lado no solo eso que aparecía de repente en minutos en las rocas hacia movimientos extraños que se podía ver por la iluminación de la luna que era muy tenue. Don Vicente sorprendido del venado, pensó que era mejor amarrar a la llamas junto a la choza y a la llama mas grande amarrar junto a la puerta de la choza ya que era una de las llamas que era guía para los demás camélidos, don Vicente entro a la choza ya que la choza no tenia puerta, se dispuso a tapar con una lliclla la puerta de la choza, cojio un poco de paja para hacer una cruz de dicha paja, así mismo saco su peine , el espejo y el látigo darse una pestañeada junto a su hija menor Jesusa ya que ellas estaba durmiendo. Repentinamente y escucho una voz estremecedor que decía que decía, ¡quien está en mi casa! Se olía un olor a azufre, y arreaba a las llamas, pero los animales hacían unos gemidos muy extraños que jamar había escuchado en su vida, y seguía repitiendo una voz con cierto grito espantoso,. Don Vicente su cuerpo de repente empezó a temblar de repente, y pensó que era el condenado, que los viajeros siempre hablaban que en ciertas hora aparecían, y su sospecha era cierto de que se trataba del condenado.por que se notaba por la rendija de la puerta que se acercaba mas, se le notaba que de la cabeza sobre salía unos cuernos, y con el reflejo de la luna se podía divisar su rostro era horrible espantoso. Don Vicente empezó a rezar mientras rezaba, picchaba su coca, fumaba y tomaba su alcohol sin hacer ruido. De repente las llamas empezaron a pararse y se acercaron a la puerta de la choza, la llama mas grande se posesiono en la misma puerta se sentó poniendo su trasero en toda la puerta prácticamente tapando toda la puerta, como si este animal protegiera a su dueño, lanzado escopetazos lo mismo hicieron las de mas llamas, no le dejaban pasar la puerta al condenado estas llamas. El condenado insistía con entrar a la choza. Don Vicente rezaba y pedían que no despertara su hija menor. Pero la niña estaba en un sueño muy profundo sin imaginar lo que estaba pasando su papá, don Vicente siempre llebava consiguo una biblia agarro esa biblia empezó a rezar y rezar. Al no dejarle entrar a la choza las llams el condenado empezó a gritar, era un grito de ultratumba. Al condenado no le quedo otra idea que subir al techo, y nuevamente hablo fuera de mi casa, don Vicente asustado decía se va entrar por el techo ya que el condenado rasgaba las pajas del techo para poder entrar por allí, paraban las horas de la noche, sin imaginarlo se escuchó a lo lejos el canto de un gallo, y el condenado lanzo un grito estremecedor diciendo ¡quien se quedó en mi casa!, nuevamente se escucho el canto de un gallo, y otro tres veces el canto del gallo, su hija jesusa para su suerte de don Vicente no escucho nada de los ruidos ni lo que pasaba su papaá, de repente se convirtió en silencio, la llama se levantó de la puerta. Don Vicente al ver que no había nada de ruido, aun tenia su puerto tembloroso de tanto susto de aquel condenado, entre susto salió a mirar con su vela y no vio nada, sin pensarlo dos veces empezó a cargar a sus llamas los productos ya que empezaba a amanecer. Sin dormir aquella noche. Con los ojos rojizos y a un asustado empezó a ser despertar a su hija de su sueño profundo, la niña entre sueños empezó a despertar, preguntándole a su papá, pero papá es muy madrugada. Don Vicente le contesto que era muy mucho mejor viajar de madrugada de retorno a casa, así partieron ya amanecía mas y encontró una carretera en medio de un barranco y se escuchó el sonido de una campanilla, paso el camino y apareció un perro, que se acercaba a la niña, pero. Don Vicente siempre botaba al animal, pero este perro no tenia cara de perro, después de un rato subió a un cerro, miro don Vicente y vaya sorpresa que lo venia siguiendo. Don Vicente agarro su látigo y lo empezó a chicotear la perro, diciéndole que por que le seguía, que sete se había convertido en un condenado, le grito don Vicente diciendo fuera fuera yo no soy igual que tú condenado yó no camino tu destino yo soy un cristiano y no soy un condenado entre látigos y látigos . este perro desapareció, su hija empezó a llorar diciendo papá quiero llegar a casa de mi mamá , don Vicente le abrazo muy fuerte a su hija y prosiguieron con su viaje , llegando a su destino a Lampa naturalmente a su comunidad de Ceja Miraflores. Y desde ese día don Vicente jamás viajo solo. Siempre con compañía de otras personas.

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-10-20
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Ojalá que las hojas no te toquen el cuerpo cuando caigan Para que no las puedas convertir en cristal Ojalá que la lluvia deje de ser milagro que baja por tu cuerpo Ojalá que la luna pueda salir sin ti Ojalá que la tierra no te bese los pasos Ojalá se te acabe la mirada constante La palabra precisa la sonrisa perfecta Ojalá pase algo que te borre de pronto Una luz cegadora, un disparo de nieve Ojalá por lo menos que me lleve la muerte Para no verte tanto, para no verte siempre En todos los segundos, en todas las visiones Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones Ojalá que la aurora no de gritos que caigan en mi espalda Ojalá que tu nombre se le olvide esa voz Ojalá las paredes no retengan tu…

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-07-26
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

,luna,hombre,que iluminan mi amanecer ,el sol alumbra el camino, la luna sueña con migo y el hombre festeja las fiestas patrias conmigo,tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz.gracias

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-07-25
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

sol ,luna,hombre,que iluminan mi amanecer ,el sol alumbra el camino,la luna sueña con migo y el hombre festeja las fiestas patrias conmigo,tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz..

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-07-25
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

sol ,luna,hombre,que iluminan mi amanecer ,el sol alumbra el camino,la luna sueña con migo y el hombre festeja las fiestas patrias conmigo,tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz..

Quechua

,luna,hombre,que iluminan mi amanecer ,el sol alumbra el camino, la luna sueña con migo y el hombre festeja las fiestas patrias conmigo,tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz.gracias

Senast uppdaterad: 2020-07-25
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Había una vez un niño cuyo mayor sueño era tener un cohete y lanzarlo a la luna. Desafortunadamente, tenía poco dinero y no podía pagar uno . Un día, al costado de un camino, encontró una caja para uno de sus tipos de cohetes favoritos. Al abrirlo, descubrió que solo había un cohete adentro, hecho de papel poco fiable, como consecuencia del mal funcionamiento de la fábrica

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-07-19
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Spanska

Ya me voy ¿Hablas quechua? te pregunté. Solamente quechua, me contestaste. ¿Cómo te llamas, ojosa? te pregunté. Me han dado el nombre de una flor. ¿Es bonita mi tierra? te pregunté. Aquí me quedaría a vivir, me dijiste. ¿Has visto la luna plateada? te pregunté. Cada noche me alumbra, me dijiste. ¡Haces aletear mi corazón! te dije. Anochece, ya me voy, me dijiste.

Quechua

Senast uppdaterad: 2020-05-13
Användningsfrekvens: 1
Kvalitet:

Referens: Anonym

Få en bättre översättning med
4,401,923,520 mänskliga bidrag

Användare ber nu om hjälp:



Vi använder cookies för att förbättra din upplevelse. Genom att fortsätta besöka den här webbplatsen godkänner du vår användning av cookies. Läs mer. OK